residus@caib.es

FAQS. Administración e instalaciones públicas

Instalaciones públicas

Aquellas en las que se ubiquen actividades o servicios desarrollados por las administraciones y entes públicos, de forma directa o indirecta (mediante contrato o concesión).

Ejemplos:

• Transporte: aeropuertos, puertos, estaciones de autobús, estaciones de tren y metro, etc.

• Salud: hospitales, centros de salud, etc.

• Educación: universidad, centros de FP, institutos, colegios, escuelas, bibliotecas, etc.

• Administración: espacios pertenecientes al Gobierno estatal y sus ministerios, Govern Balear y sus consejerías, consejos insulares, ayuntamientos, empresas públicas, fundaciones, concesionarias públicas, etc.

• Social: albergues, residencias, centros ocupacionales, centros penitenciarios, etc.

• Cultura y Deporte: centros deportivos, teatros, museos, centros, etc.

 

A partir del 20 de marzo de 2021, NO se podrá distribuir ningún tipo de bebida en envases desechables: botellas de plástico, briks, latas, botellas de vidrio no reutilizables, vasos desechables, etc.

Las bebidas se tendrán que distribuir en envases reutilizables: barriles con dispensadores, vasos y botellas de vidrio reutilizables (una vez utilizadas, se tienen que almacenar y devolver a la distribuidora para su reutilización) u otros formatos rellenables.

Quedan incluidas en esta obligación las cafeterías, restaurantes y otros similares que lleven a cabo su actividad en estos espacios. Tampoco se podrán distribuir bebidas en envases de un solo uso mediante máquinas expendedoras o de venta automática.

 

Sí, a partir de 20 de marzo de 2021. Alternativamente, se podrá suministrar agua en envases reutilizables.

De forma excepcional, en los centros sanitarios y educativos sí que se permite la comercialización de agua en envases de un solo uso.

A partir del 20 de marzo de 2021, es obligatorio el uso de productos de limpieza naturales (vinagre, jabón natural, limón, alcohol etílico, glicerina, etc.) y/o ecológicos con certificación (Ecolabel, Ecocert, Nordic Swan Ecolabel, etc.), siempre que haya productos de estas características en el mercado.

Principales: papel, metal, plástico, vidrio y materia orgánica

Específicos: podas, textiles, aceites vegetales, aparatos eléctricos y electrónicos, voluminosos, residuos con características de peligrosidad (pinturas, limpiadores, aceites, baterías, líquidos inflamables, plaguicidas, etc.) y residuos de construcción y demolición.

El incumplimiento de las obligaciones de separación en origen así como la entrega en condiciones que impidan o dificulten el tratamiento y valorización posterior tienen consideración de infracción leve, y se sancionan con multas de entre 300 y 9.000 €

Mediante bolsas compostables, de acuerdo con la norma UNE EN 13.432:2001. Existen bolsas compostables de gran capacidad: 50, 70, 100 litros, etc., en caso de que se necesiten.

Los residuos domésticos no peligrosos y peligrosos deberán recogerlos los entes municipales (ayuntamientos).

Los residuos comerciales no peligrosos, aquellos generados por la actividad comercial del establecimiento, se deben recoger y gestionar mediante un gestor privado o, en caso de que exista, mediante el sistema público (municipal) de recogida y gestión de residuos comerciales.

Es importante tener en cuenta que, por cuestiones de eficiencia, los ayuntamientos pueden imponer la incorporación de los productores de residuos comerciales a su sistema de recogida y gestión.

Para la recogida y tratamiento de los residuos peligrosos comerciales se debe contratar a un gestor privado de residuos.

Ayuntamientos

Bloque 1: Recogida de residuos

Los residuos domésticos generados en los domicilios de la ciudadanía, comercios y servicios. Es decir:

• Papel y cartón
• Vidrio
• Plástico
• Metal
• Aparatos eléctricos y electrónicos domésticos
• Voluminosos
• Residuos de construcción y demolición (de obra menor, con volumen inferior a dos metros cúbicos
• Materia orgánica compostable
• Poda
• Aceite vegetal usado
• Textiles
• Residuos peligrosos: pilas y acumuladores de níquel-cadmio, pinturas y barnices de base orgánica, envases de productos químicos para limpiar (lejía, amoniaco, salfumán, cartuchos de tinta o tóneres, fluorescentes, etc.)

 

Mediante bolsas compostables, de acuerdo con la norma UNE EN 13.432:2001. Existen bolsas compostables de gran capacidad (50, 70, 100 litros, etc.), en caso de que se necesiten.

1. Se utilizarán o combinarán los más adecuados (contenedores, puerta a puerta, puntos verdes, recogidas específicas, etc.), en función de las características de cada municipio, para garantizar los objetivos de recogida selectiva de la Ley 8/2019, de 19 de febrero, de residuos y suelos contaminados (artículo 2.2).

2. No anónimos y que se se rijan por el principio de pago por generación.

3. Se pueden adaptar los sistemas de recogida actuales para recoger más de un material en una sola fracción, siempre que se garantice la separación posterior adecuada, no se pierda la calidad de los materiales y no implique un coste superior.

4. El contenedor amarillo de envases ligeros se podrá utilizar también para la recogida de plásticos y metales, cuando el consell correspondiente así lo disponga en los planes directores sectoriales y las infraestructuras necesarias para el tratamiento de estos residuos estén preparadas.

5. Aquellos que garanticen que en la fracción orgánica no haya un porcentaje de impropios superior al 5 % en peso (10 % en núcleos de población medianos y grandes)

6. Aquellos en los que los contenedores y áreas de aportación, que se encuentren fuera del casco urbano, se adecuen estéticamente a su entorno, especialmente en zonas de especial interés y de protección ambiental.

7. Aquellos que eviten la ubicación de contenedores aislados que constituyan un foco de vertidos incontrolados.

Los residuos comerciales no peligrosos y los domésticos no peligrosos de las industrias, sin perjuicio de que los productores de estos residuos puedan gestionarlos por sí mismos.

Ahora bien, si se establecen estos sistemas de gestión, los ayuntamientos pueden obligar a los productores de los anteriores residuos a incorporarse a los mismos, por cuestiones de eficiencia y eficacia.

Bloque 2: Compostaje doméstico y comunitario

Aquellas que sean de compostaje comunitario i que cumplan con los requisitos del artículo 30 de la ley balear de residuos 8/2019. Obtenida la autorización municipal pertinente, los centros de compostaje comunitario tendrán que presentar una comunicación previa y una declaración responsable de su actividad ante el órgano competente en materia de residuos del Gobierno de las Illes Balears (Dirección General de Residuos y Educación Ambiental).

1. Los biorresiduos compostados sólo pueden proceder de los domicilios o jardines de las personas usuarias de la instalación. Solo el material estructurante puede tener otras procedencias (restos de podas de parques y jardines públicos, paja, restos agrícolas y similares).

2. El compost resultante solo lo podrán utilizar las personas usuarias de la instalación y no se podrá comercializar a terceros.

3. La capacidad máxima de las instalaciones no puede superar los 20 m3, contando el volumen de los compostadores, pero no del material estructurante, que podrá disponer como máximo de 10 m3 más para su almacenamiento.

4. Mantener una distancia mínima de 15 metros a zonas habitadas y espacios sensibles, disponer de medidas para evitar malos olores y el acceso de animales, y estar bajo la responsabilidad de una persona, que se encargará de supervisar su uso y funcionamiento.

Los centros de compostaje comunitario se tendrán que autorizar según el régimen de autorización de las actividades de producción y gestión de residuos de la Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados, dado que tendrán consideración de gestor de residuos.

Los ayuntamientos tienen que garantizar que las instalaciones de compostaje comunitario doméstico producen un compost de calidad, con las condiciones de higiene, características fisicoquímicas, parámetros biológicos y contenido de impropios adecuados. Asimismo, tienen que promover la implantación de estas instalaciones en sus municipios.

A continuación os proponemos algunas ideas:

Compostaje doméstico

• Prestar a los ciudadanos el material necesario para hacer compost en casa.

• Difundir material informativo sobre cómo hacer compost y de sus beneficios (folletos, guías, etc.).

• Promover cursos, talleres o concursos de compostaje doméstico.

• Tarifas de residuos reducidas.

Compostaje comunitario

• Subvencionar proyectos de compostaje comunitario que incluyan el montaje y la supervisión de la instalación y formación específica para los usuarios.

• Promover estos proyectos entre los vecinos del municipio, escuelas (herramienta educativa), huertos comunitarios y otros colectivos o espacios públicos que generen una elevada cantidad de residuos de materia orgánica. También en el ámbito privado, especialmente en los establecimientos del sector HORECA del municipio.

• Buscar subvenciones para llevar a cabo estos proyectos.

• Difundir material informativo sobre como hacer compost, sus beneficios y los trámites burocráticos que se tienen que hacer para autorizar instalaciones de compostaje comunitario.

• Previa autorización de la Dirección General de Residuos y Educación Ambiental, dinamizar la comercialización o permuta del compost producido.

• Tarifas de residuos reducidas

Ejemplos de experiencias municipales de compostaje doméstico y comunitario:

Bloque 3: Puntos limpios

3.1: Competencias e Instalaciones

1.Gestionar y fomentar sus servicios:

• recogida separada de residuos domésticos (peligrosos y no peligrosos).

• recepción y almacenamiento selectivo de productos usados y residuos destinados a su reutilización o preparación para la reutilización.

• llevar a cabo actividades de preparación para la reutilización de residuos.

2. Regular sus normas de funcionamiento a través de las ordenanzas.

3. Cumplir las prescripciones técnicas que apruebe el Gobierno Balear y las autorizaciones previstas por la normativa sectorial en materia de residuos.

3.2: Gestión de los residuos

Obligatoriamente: residuos domésticos, peligrosos y no peligrosos. También se tienen que recepcionar y almacenar de manera separada documentos o materiales que puedan tener valor histórico o cultural, que tendrán que ser entregados a las entidades correspondientes para la conservación del patrimonio (archivos, institutos especializados, universidades, etc.).

Opcionalmente: residuos de origen comercial y/o industrial, de oficinas y servicios, fijando las tasas pertinentes, si procede.

• Residuos industriales que por su naturaleza, cuantía y composición no sean comparables a los residuos domésticos.

• Restos de medicamentos y residuos sanitarios procedentes de clínicas, hospitales, farmacias o veterinarios.

• Restos de animales muertos, productos de decomisos y residuos ganaderos y agrícolas en grandes cantidades y excrementos de animales.

• Residuos de actividades mineras o extractivas.

• Residuos radiactivos o explosivos.

• Cualquier otro residuo que se puede considerar peligroso y/o inadecuado por su almacenamiento en el punto limpio

Cumpliendo las normas generales y específicas que regulan los diferentes tipos de residuos. Estos criterios se resumen, a partir de la página 8, en la Guia Tècnica per a la implantació i gestió de deixalleries.

A un gestor autorizado, que garantice, preferentemente, su valorización material o, en caso de que no sea posible, energética.

El traslado de los residuos se tiene que realizar por empresas autorizadas.

Son requisitos aplicables a todos los traslados de residuos los documentos establecidos en el Real Decreto 553/2020, de 2 de junio, por el que se regula el traslado de residuos en el interior del territorio del Estado, y en el capítulo IV de la Ley 8/2019, de 19 de febrero, de residuos y suelos contaminados de las Illes Balears. Estos documentos asociados a los traslados son: el contrato de tratamiento, el documento de identificación y, cuando lo establezca la norma, la notificación previa. Asimismo, se tiene que planificar y coordinar su retirada (plazos, etc.) y se tiene que organizar la documentación que demuestre la entrega de cada residuo a los gestores autorizados.

El operador de la instalación tiene que llevar a cabo un archivo físico o telemático donde se recojan por orden cronológico la cantidad, naturaleza (incluir código LER), origen, destino, y método de tratamiento de sus residuos; cuando proceda se inscribirá también el medio de transporte y la frecuencia de recogida. En el archivo cronológico se incorporará la información contenida en la acreditación documental de las operaciones de producción y gestión de residuos. Estos datos se tienen que enviar, periódicamente, al ente municipal responsable de la instalación. Se guardará la información recogida durante, como mínimo, tres años.

3.3: Reutilización y preparación para la reutilización

Como mínimo, aparatos eléctricos y electrónicos, voluminosos y textiles. Se dispone hasta el 11/05/2021 para cumplir con esta obligación.

Son operaciones de comprobación, limpieza y reparación de productos o de sus componentes que permiten su reutilización sin ninguna otra transformación previa.

Sí, como mínimo, de aparatos eléctricos y electrónicos, voluminosos y tejidos. Se dispone hasta el 11/05/2021 para realizar esta actividad.

Sí, se pueden realizar de manera independiente o mediante acuerdos con otros puntos limpios o centros específicos.

En el caso de los RAEEs, el anexo IX del Real Decreto 110/2015 establece que los centros de preparación para la reutilización tienen que informar de que los aparatos que se venden son recuperados a partir de RAEE y garantizar un servicio, posventa, de garantía y reparación de los aparatos vendidos.

Respecto al resto de productos, el Real decreto legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, establece que, en el caso de venta profesional, todos los productos de consumo (bienes inmuebles) tienen una garantía legal. Por lo tanto, las personas físicas o jurídicas que lleven a cabo la preparación para la reutilización tienen que responder por los defectos que presente el producto vendido. En cambio, en las transacciones entre privados no existe ninguna garantía y el comprador no está protegido por la normativa básica que regula las garantías de los productos de consumo. Por ello, se recomienda especificar las condiciones de garantía de cada producto.

Sí. Están sometidas a las obligaciones derivadas de la normativa en materia residuos por el hecho de ser operaciones de tratamiento de residuos. Por lo tanto, se tiene que solicitar autorización de gestor de residuos al Servicio de Residuos y Suelos Contaminados de las Islas Baleares.

Para obtener la autorización para la preparación para la reutilización de RAEEs se tendrá que dar cumplimiento en el Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero, especialmente a los requisitos técnicos establecidos en su anexo IX.

Se tiene que llevar a cabo un registro, diferenciado, de la cantidad (peso) de los productos destinados a reutilización y de los residuos que se han preparado para ser reutilizados.

De acuerdo con el Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero, en el caso del RAEE reparados se tiene que realizar un registro de los destinados al mercado de segunda como AEE. En este se indicarán: las unidades, el tipo de aparato, la marca y el número de serie, así como el origen y el destino.

Bloque 4: Programas locales de prevención y gestión de residuos

Es un documento en el que se plantean una serie de acciones para reducir la generación de residuos, y su peligrosidad, en uno o varios municipios. Estas medidas tienen que tener en cuenta la gestión y situación de los residuos del territorio en el que se aplica, y a los sectores económicos estratégicos del mismo.

1. Introducción
2. Antecedentes en prevención de residuos
3. Diagnosis de la gestión de residuos
4. Ámbitos de aplicación
5. Objetivos
6. Calendario de aplicación del plan
7. Recursos técnicos y económicos
8. Balance económico
9. Resultados
10. Seguimientos y evaluación del plan

Tienen una vigencia máxima de 6 años.

El procedimiento para elaborar y aprobar los programas de prevención de residuos es el mismo que se prevé en la legislación de régimen local para las ordenanzas.

Ahora bien, se deberá solicitar informe al consell insular respectivo o al Gobierno de las Illes Balears, dependiendo el tipo de residuos que se quieran reducir (peligrosos o no peligrosos), para asegurar que los programas de prevención se adapten a los planes directores autonómicos e insulares. En caso de que no se emita el informe, después de un mes de la solicitud, se puede continuar con la tramitación del programa.

Bloque 5: Costes, Tarifas y Pago por generación


• La recogida, transporte y tratamiento de cada una de las diferentes fracciones de residuos.

• Las acciones de concienciación y comunicación relacionadas con buenas prácticas en la gestión de los residuos.

• Todas las infraestructuras necesarias, especialmente el servicio de punto limpio y de preparación para la reutilización, con todos los costes asociados.

• La vigilancia e inspección de todas las operaciones anteriores.

Los servicios de gestión de residuos tienen que estar autofinanciados y no pueden ser deficitarios.

Se tienen que establecer para cada tipología de residuo, en función de la cantidad generada y de los impropios. Una vez establecidos se tienen que poner, de forma separada, en conocimiento de la ciudadanía.

Las tasas y las tarifas de los servicios prestados tienen que estar fijadas por las ordenanzas correspondientes y tienen que aplicar sistemas de pago por generación de residuos.

Son sistemas que permiten atribuir un coste a los ciudadanos o empresas acorde con la cantidad, aproximada, de los residuos que generan, de tal manera que los que separan correctamente y reducen sus residuos pagan menos.

Estableciendo tarifas diferenciadas o reducidas para:

• el compostaje doméstico o comunitario.

• acciones de prevención de residuos y preparación para la reutilización llevadas a cabo por la ciudadanía y empresas.

• la separación de la materia orgánica, en sus fases iniciales.

• las personas y las unidades familiares en situación de riesgo de exclusión social.

Se destinará a financiar proyectos que contribuyan a mejorar la gestión de los residuos. El reparto de la recaudación será insular, es decir, lo que se recaude en una isla se invertirá en la misma.

Todos los que se realicen por la gestión (transporte, tratamiento etc.) de los residuos de los productos que ponen en el mercado.

Las elaboradas por la IBESTAT, en la última revisión que haya hecho, teniendo en cuenta la IPH (índice de presión humana) para el periodo correspondiente.

Desde el 22 de febrero de 2019
Envases industriales y comerciales (envases secundarios, productos en formatos especiales, de gran tamaño, etc.), que estaban excluidos de esta obligación por la Ley 11/1997, de envases y residuos de envases.

A partir del 20 de marzo de 2021
Cápsulas desechables y mecheros de usar y tirar de más de 3.000 encendidos.

A partir del 20 de marzo de 2025
Maquinillas de afeitar reutilizables que no sean de uso sociosanitario.

Además de seguir financiando la recogida de los residuos de envases domésticos destinados a valorización (material o energética), incluida la parte proporcional por los residuos de envases recogidos no selectivamente (fracción rechazo), los SCRAP de envases domésticos, como novedad, también tienen que financiar la recogida de residuos de envases procedentes de la limpieza viaria y de otros espacios como las playas.

Bloque 6: Educación, Concienciación y Prevención de residuos

Se tiene que informar y concienciar a la ciudadanía sobre las consecuencias negativas de la generación de residuos para el medio ambiente, la importancia de la prevención de residuos o la separación correcta de estos, entre otros temas incluidos el artículo 8 de la ley.

Se tienen que promover cursos de formación y especialización para el personal de la administración.

Desde el 22 de febrero de 2019, un 1% del presupuesto de los contratos de recogida y/o tratamiento de residuos, motivo de licitación pública, se tiene que destinar a medidas de formación y sensibilización ciudadana sobre los temas recogidos en el artículo 8 de la ley. Estas acciones las tendrá que efectuar el adjudicatario del contrato.

Desde el 22 de febrero de 2019:

• Informar a los ciudadanos sobre la reutilización, reciclaje, valorización o eliminación y el riesgo de contaminación que suponen los residuos que generan en colaboración con los sistemas de responsabilidad ampliada del productor, las plantas de reciclaje, etc.

• Establecer objetivos cualitativos en la producción de residuos.

• Incorporar criterios de prevención en los procedimientos de contratación pública.

• Tener en cuenta en los concursos públicos de licitación la compra pública de productos reutilizables y/o reciclados.

• Incorporar en las ordenanzas municipales medidas de prevención y minimización del abandono de residuos en la costa, como las colillas de tabaco, envases, objetos oxidados y otros de uso habitual en las playas.

A partir del 1 de enero de 2021:

• Usar productos de limpieza naturales y/o ecológicos con certificación en todas las contratas y compras públicas, siempre que existan productos de estas características en el mercado.

• Dejar de distribuir, en instalaciones y eventos públicos, bebidas en envases desechables (botellas de plástico, briks, latas, botellas de vidrio no reutilizables, vasos de un solo uso etc.). En estos espacios también se tienen que instalar fuentes de agua potable o suministrar agua en envases reutilizables.

Certificando que las empresas contratadas cumplen con sus correspondientes obligaciones en materia de residuos, vinculadas con la Ley 8/2019, de 19 de febrer, de residuos y suelos contaminados, de las Illes Balears, y otras normas de residuos estatales y europeas.

También estableciendo requisitos específicos, más allá de los legales, que minimicen la generación de residuos. Para ello, se deberán tener en cuenta los potenciales residuos que puede generar, durante su actividad, la empresa contratada, e implantar medidas vinculadas con: la reducción (en términos de cantidad y peligrosidad), reparación, reutilización, compostaje, reciclaje o la compra local de productos y/o servicios.

Las recogidas en el artículo 22, por ejemplo:

• la venta y compra a granel
• el uso de productos duraderos, eficientes, reparables y reciclables
• la disminución de los productos de uno o pocos usos
• actividades de reparación y reutilización
• el uso de productos de higiene femenina reutilizables y/o biodegradables
• la correcta separación de los residuos
• el uso de envases retornables
• otros recogidas en este artículo

Mediante incentivos económicos, subvenciones, campañas de sensibilización, recursos informativos y educativos, acontecimientos y actividades de concienciación, compra pública de productos que generen pocos residuos (reutilizables, retornables, fácilmente reciclables, no peligrosos o tóxicos), etc.

Bloque 7: Inspección, infracciones y sanciones

Las que se recogen en el Capítulo III (Régimen sancionador) de la ley balear de residuos. Los ayuntamientos tienen que tipificar las que les correspondan en el ámbito de sus competencias, a través de las ordenanzas.

Se dispone hasta el 11 de mayo de 2021 para adaptar las ordenanzas municipales a los preceptos que establece la ley balear de residuos.

De forma directa: a través de la policía local, inspectores ambientales, etc.

Y de indirecta: mediante los entes contratados para la gestión municipal de los residuos.

Para ello se disponen de las facultades siguientes:

• Acceder libremente, con la acreditación previa y sin necesidad de una notificación previa, a las instalaciones y las dependencias donde se desarrolle la actividad inspeccionada.
• Requerir toda la documentación que se considere necesaria relacionada con el motivo de la inspección, y obtener copias o reproducciones.
• Tomar o sacar las muestras que se consideren necesarias relacionadas con el motivo de la inspección.
• Practicar las pruebas, las investigaciones o los exámenes necesarios para comprobar directamente el cumplimiento de la normativa en materia de residuos.

Un estudio de gestión de residuos, de acuerdo con las previsiones del artículo 6.1 del Real decreto 105/2008.

Este estudio se tendrá que enviar al Govern Balear para que haga la supervisión y aprobación en los casos siguientes:

• Demoliciones de edificios de viviendas plurifamiliares y asimilables, naves industriales e instalaciones deportivas de gran volumen.
• Obras con un presupuesto de ejecución de demolición superior a 500.000 euros.
• Todas las que consideren los mismos ayuntamientos por su relevancia, entidad o peligrosidad especial.

Los establecimientos que generen más de diez toneladas al año de residuos peligrosos o más de mil toneladas al año de residuos no peligrosos deben presentar un estudio de minimización en la producción de residuos para obtener licencias de actividades ambientales.

Este estudio debe estar aprobado por el Govern Balear y tiene una vigencia de 4 años.

Bloque 8: Objetivos y datos

Prevención

• Reducir un 10% antes de 2021 y un 20% antes de 2030 la generación de residuos con respecto al año 2010, basándose en los kilogramos por habitante y año calculados de acuerdo con el índice de presión humana (IPH).

• Establecer un porcentaje máximo del 10%, antes del año 2030, en la eliminación de residuos mediante depósito en vertedero.

Separación, Reciclaje y Reutilización

• Aumentar, antes del año 2021, como mínimo, hasta un 50% del peso y para cada fracción, la preparación para la reutilización y el reciclaje conjuntamente de materiales como papel, metales, vidrio, plástico y biorresiduos de los residuos domésticos y comerciales. Este porcentaje tendrá que ser de un 65% en el año 2030.
• Aumentar, antes del año 2021, hasta al menos un 70% del peso, la preparación para la reutilización, el reciclaje y la valorización material de los residuos no peligrosos de la construcción y la demolición, con exclusión del material en estado natural definido en la categoría 17 05 04 de la Lista europea de residuos. Este porcentaje tendrá que ser del 80% en 2030.

• Dar cumplimiento, con respecto a los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, a los objetivos mínimos anuales de recogida separada fijados para el Estado tanto para los domésticos como para los de origen profesional.

Reciclaje de envases

• Reciclar como mínimo, antes del año 2030, un 75% de los residuos de envases no industriales, entendiendo como tales la valorización material de los generados.

Reutilización

• Alcanzar, antes del año 2025, el objetivo del 3% de preparación para la reutilización del total de residuos domésticos gestionados, y un 5% en el año 2030. Estos porcentajes se tendrán que alcanzar igualmente y separadamente para los residuos comerciales y para los residuos industriales, sin tener en cuenta la fracción orgánica de los residuos domésticos ni la poda.

• Alcanzar para el año 2030 los siguientes objetivos de reutilización de envases de bebida en el canal HORECA: 1.) Aguas envasadas: reutilización de un 40% de los envases. 2.) Cerveza: reutilización de un 80% de los envases. 3.) Bebidas refrescantes: reutilización de un 70% de los envases.

• Alcanzar para el año 2030 un 15% de reutilización para los envases usados en canales de consumo diferente del canal HORECA.

• Establecer, con relación a los vehículos fuera de uso, unos porcentajes de preparación para la reutilización y la comercialización de piezas y componentes que comporten, al menos, un 10% en el año 2021 del peso total de los vehículos tratados. Para 2026, este porcentaje tendrá que aumentar hasta el 15%, y para el 2030 hasta el 20%.

Despilfarro de alimentos

• Reducir hasta el 50% el despilfarro alimenticio para el año 2030 en relación al año 2020.

Utilizando la metodología de cálculo que se publicará en el Instituto Balear de Estadística de las Illes Balears y en la página web del órgano competente en materia de residuos del Gobierno de las Illes Balears (Dirección General de Residuos y Educación Ambiental).

Se tiene que enviar, durante el primer trimestre del año (antes del 1 de abril), un informe sobre la gestión municipal de residuos durante el año anterior, incluyendo los datos desglosados según el modelo del anexo 7 de la ley balear de residuos (8/2019)

Este trámite se hará en línea, mediante la dirección de correo electrónico siguiente: residus@caib.es